sábado, 9 de julio de 2011

de cuentos nocturnos al borde de una cama: una sonrisa en la lengua

salio con el sol en la cara, primera vez que se daba cuenta desde el inicio del año. tomaba un lenguaje de colores que armaba de reflejos sobre su rostro. la luz entre hojas verdes era la a, entre hojas amarillas de los arboles era la e, el azul daba i, el naranja daba o y el marrón de las hojas secas  daba u..letra que se hacia notar hacia la época estival. las consonantes que tramaban el discurso, generalmente un monologo, aunque a veces sus voces de colores esparcían en el aire un choque y un  complemento de significados que se resumían en la aptitud cromática de complemetacion o contrariedad. ese día las piernas no le ayudaban para llegar al rió, un hormigueo se ganaba desde la planta de sus pies hasta su verga de manera de producirle una erección y esa erección un libelo en la frente grueso y frió, acompañado de sudor y acompasado por el tambor agitado del corazón. La letra t parecida a una cruz nunca estaba en sus escuchas, de las cuales el era un mero reproductor porque no las entendía ni pretendía entenderlas era como un niño pequeño que viajara en el interior de un caleidoscopio. por ese motivo y por el hecho de que los textos se le presentaban como pantallas o cuadros ricos en expresión de figura y color (de esto si se apercibía y solía dibujar al regreso durante las horas solitarias que pasaba en su casa con la única compañía de su perrita Tina, a la cual llamaba Ida, a veces Día a veces daa..porque la acariciaba sembrándola de esas maneras diferentes).. como te decía: llego a una esquina cuando una letra de plata acerada brillante se compuso en ocres y ríos de rojo sangriento. algunos entienden que el niño, que era de ojos grandes de diferente color, dispares como todo en él, de cabello muy negro muy largo y una amable sonrisa algo tonta o siempre sorprendida.. entienden que pronuncio la palabra muere.. y que no habiendo podido entender que era un cartel de advertencia del destino al cual, por su impotencia en la representacion de la letra T (que, ya lo dije..parecía una cruz) no llegaba a leer muerte sino muere: como todos los niños, obligado a repetir textos escolares si cuestionarlos... pero quiero agregar que un lobo manso lamió su sonrisa en el ultimo instante y se la llevo a su perrita llamada Ida o Dia o ada... de tantaas formas como el la llamaba... que su perrita no estuvo sola y que procreo diez hermosos cachorros con su amado lobo, el cual siempre le pasaba la sonrisa de nuestro niñito  al lamer con su lengua la lengua de ella.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias Alejandro por compartir este acercamiento poético al texto del universo, salve poeta

    ResponderEliminar